jueves, 6 de septiembre de 2018

CORTOS DEL PROGRESIVO: PREMIATA FORNERIA MARCONI


PREMIATA FORNERIA MARCONI


Franco Mussida guitarra
Flavio Premoli teclado
Mauro Pagani violín, flauta
Franz Di Ciocco batería
Giorgio Piazza bajo

“La única formación italiana de rock en haber abierto brecha en los mercados inglés y  estadounidense ha sido la Premita Forneria Marconi, la banda más ilustre de la escena progresiva italiana si no es que la más representativa también. Ellos tienen un rock que ha buscado la sintonía con el gusto del público fuera de Italia pero manteniendo cierto sabor mediterráneo. El término afectuosamente sugerente de “spaghetti rock” está estrechamente ligado al grupo, que ha sabido construir en torno a si un estilo original, ni siquiera influenciado por ELP o Génesis como la crítica ha querido insistir. Hay otras formaciones que son características de la escena progresiva italiana (Banco del Mutuo Soccorso, Osanna, Le Orme), pero la PFM ha sido la única en haber sabido mantener por al menos un lustro una relación productiva con el rock de idioma inglés y a poder jactarse de haber compartido el escenario con los monstruos sagrados de la escena internacional.




Los primeros dos álbumes (STORIA DI UN MINUTO y PER UN AMICO) son los más indicativos del estilo del grupo antes del salto al inglés. En 1973, Manticore, el sello de ELP, publicó en Gran Bretaña PHOTOS OF GHOSTS, con una selección de lo mejor de los dos álbumes, cantado en inglés con textos traducidos por Pete Sinfield y con un curioso efecto fonético, desprovisto eso sí, de un verdadero significado. LIVE UN USA/COOK (1974), CHOCOLATE KINGS (1975) y JET LAG (1977) son los discos más vendidos en Estados Unidos, los últimos del período de fama internacional. Algunas deserciones importantes y con una caída de popularidad, hacen que la PFM retorne a la pureza de la canción italiana original. Un exitoso tour con Fabrizio De André cierra el decenio inaugurando un período contrastado y con una serie de trabajos a menudo descuidados, hasta llegar a la separación en 1987. En los años 90 el relanzamiento discográfico de la formación es sostenido por una bella producción cuádruple de conciertos de la época de oro (10 ANNI LIVE, 1971-1981). ”.


Tomado de: Rizzi, Cesare, (2009). Progressive. Giunti Editore. Italia. Traducción libre de Erick Tomasino (2018).

lunes, 25 de junio de 2018

BAILABA COMO DAVID LEE ROTH




BAILABA COMO DAVID LEE ROTH
Erick Tomasino

Me consideraban la reina de todas las fiestas a las que asistía. Quizá por mi cabello rubio espejismo o mis ojos de somnoliento deseo. Total era la más deseada. Siempre cobraba por adelantado porque ya tenía experiencia con tipos malapaga. Usted sabe, hay que ser precavida en todo hasta para abrir las patas. Una no se mete con cualquier fulano solo por así nomás. Hay que procurarse sus estímulos. Una verga suculenta o un buen fajo de billetes. Yo prefiero lo segundo a lo primero porque el dinero contante y sonante es real. Lo  otro puede ser una ilusión que desilusione. Y de eso yo se bastante.

La verdad es que a los tipos les gustaba cómo me les encaramaba. Como con el neón de mis sonrisas les reptaba salada sobre sus carnes. Y la inocente gesticulación que les actuaba cuando les hacía creer que me complacían al mismo tiempo que les susurraba que puta miamor qué rico. Así les limitaba al tiempo. Yo sabía simularles fantasías a los ingenuos.
Para algunos yo era un artefacto intervenido por el maltrato, el delito perentorio de sentirse deseada y ajena, de cualquiera menos de una. Pero aun así me amaban o eso decían. Yo igual no les creía. Una aprende a discriminar los discursos y pensar en el marido que ya no volverá y en los hijos que a saber qué diablos andarán haciendo. Porque a una la pueden acusar de cualquier cosa menos de dejar a los hijos valiendo verga, por algo se mete una en este negocio.

Porque esta cosita rica tiene su historia y sus tristezas, no crea que todo es gozo, también a una se le escurren los sentimientos por los ojos. A veces me embriagaba y le contaba las puntitas a las estrellas, con los ojos así como de gata taciturna. Por la mañana amanecía de culumbrón tratando de recordar las ovaciones pero sólo me venían los golpeteos de mis nalgas que sonaban como aplausos en los muslos peludos de algún cliente grasoso y jadeante. Aprendí a contar las embestidas para romper mis propios records.

A pesar del sufrimiento me ponía linda y me daba mis gustitos. Me vestía como la actriz que triunfa en la alfombra roja. A los tipos les encantaba verme así, porque para mujeres sufridas les bastaba la de la casa. A mí no me miraban así aunque lo fuera, pero eso no les importaba. A mí tampoco me importaba. Yo sabía que con menearles el chunchucuyo así... les bastaba y para mi sacarles el billete era suficiente.

Decían que era la reina porque les gustaba mi cadenciosa forma de explotarles los fantasmas a la rutina. Pero sobre todo lo que más les gustaba era que cuando sonaba mi canción predilecta, lo mandaba todo a la mierda y estirando las piernas en un salto así como este… con movimientos de una diva de Tropicana, sensual y ajena, bailaba como un David Lee Roth en versión de putero de mala muerte y ya con eso me daban mi propina o me invitaban a un wiski con promesas de sacarme de este chiquero… o por lo menos escribir una historia que hablara sobre mí.

lunes, 28 de mayo de 2018

DESNUDEZ



Habitar en la desnudez

Vos que sos poema
si te pasás por mi hoguera
te comparto más que un cliché.
Por este lugar donde ahora habito
vivo como ambivalente
en el corazón o el sexo de quien me reclame

ese es el paraíso que reivindico.

Habitar en la desnudez del ser que me reclama
o que me demanda
¿quién me reclama?
¿quién me demanda?
es la vos que por hoy no conozco
pero que en alguna parte existe

que por hoy no me habla
en el idioma que entienda
y que no es propiamente el que yo quiero
sino el que pueda entender

Por eso,
ésta noche,
bajo este claustro de mis manos como sábanas
puedo afirmar:

Hay casi de todo en este eléctrico cadáver que lleva mi nombre.
Hace falta tu sol.

Deshabitar la desnudez

Es que ando quedando, sin tener los pies sobre la tierra.
Sin saber si quedo, sin saber si sólo ando.

Porque de repente querer estar cerca es quedar lejos.
Uno diseña sus propias alas y vuela
tan alto para buscarla
sin prever que lo que falta
es un ancla puesta lo más cerca de su sombra.

Andar con la mirada puesta en el sol
es querer quedar ciego,
mirar a todos lados es estar perdido.
¿Cuán cerca puede uno estar de su boca
y temer al sutil trémulo preámbulo del crepúsculo?


Erick Tomasino
Reverso del Arcoiris
THC Editores. 2013

viernes, 18 de mayo de 2018

FUNPROCOOP en Encuentro de pedagogía crítica y educación popular



Este vídeo fue realizado como producto de la participación de la Fundación Promotora de Cooperativas (FUNPROCOOP) en el Encuentro internacional de pedagogía crítica y educación popular que se realizó en la Universidad Centroamericana "José Simeon Cañas" (UCA) en San Salvador, El Salvador del 3 al 5 de mayo de 2018.

jueves, 5 de abril de 2018

Recital Poético: ¡Centroamérica Vive!


Recital poético ¡Centroamérica Vive! Identidad, Patria y Migración.
En la Galera Teatro.
Jueves 12 de abril del 2018

jueves, 22 de marzo de 2018

CORTOS DEL PROGRESIVO: ATOMIC ROOSTER


ATOMIC ROOSTER

Vincent Crane piano
Nick Graham bajo, voz
Carl Palmer batería


“En 1969, después de una intensa experiencia con Crazy World of Arthur Brown, Vincent Crane forma Atomic Rooster, una de las agrupaciones históricas de la escena dark progressive y una de las más inspiradoras de la escena hard de los años Ochenta y Noventa. La formación de tres miembros es típica de aquel período, así como su estilo, una parte entre cierto rock pesado (Cream) y el teclado progressive (ELP); dejando sin embargo casi por completo los toques sinfónicos, y eso fue bueno porque la música dejaba, al menos al inicio, su alto nivel de tensión interpretativa.



La primera formación de la banda estaba integrada además de Crane, el cantante y bajista Nick Graham y el baterista Carl Palmer quienes publicaron el primer álbum homónimo (ATOMIC ROOSTER, 1970). Tras este álbum, que logró entrar en la lista de ventas inglesas, Graham abandonó el terceto para unirse a Skin Alley, al igual que Carl Palmer, que formaría con Keith Emerson y Greg Lake el supergrupo Emerson, Lake & Palmer. Sus reemplazos fueron el guitarrista y cantante John Cann (o DuCann) y el batería Paul Hammond.

La vena compositiva de Crane y compañía se mantiene por los dos primeros álbumes, pasa después por un tono más comercial con IN HEARING OF ACTOMIC ROOSTER (1971) y termina rápidamente con MADE IN ENGLAND (1972) y NICE & GEASY (1973), ambos con el cantante Chris Farlowe. Después de la separación en 1973, Crane formaría de nuevo la banda para dos modestos discos en los ochenta (ATOMIC ROOSTER y HEADLINE NEWS)”.


Tomado de: Rizzi, Cesare, (2009). Progressive. Giunti Editore. Italia. Traducción libre de Erick Tomasino (2018).


lunes, 19 de marzo de 2018

CORTOS DEL PROGRESIVO: EMERSON, LAKE AND PALMER

EMERSON, LAKE & PALMER

Keith Emerson piano
Greg Lake bajo, vos, guitarra
Carl Palmer batería



“Emerson, Lake & Palmer es una de las formaciones de mayor éxito de la escena progresiva inglesa. Conceptual y estructuralmente son una evolución de The Nice: mismo corte de rock & clásica, misma agrupación de tres miembros, mismo líder (Keith Emerson), sólo que esta banda tuvo  mucha más fortuna comercial. Son la demostración más excesiva y comercial del rock progresivo, de la cual mantuvieron cierta característica estilística, diluido entre la poca sofisticación y efectos especiales que nada tienen que ver con los tonos deliberadamente disminuidos típicos del grupo más interesante del género.



Desde el principio ELP es un supergrupo con una gran ambición: Emerson es pianista de gran dote, ya demostrado como líder de The Nice, Greg Lake había colaborado con el nacimiento de King Crimson, Palmer había tocado con Atomic Rooster. Con la idea clarísima sobre qué hacer, los tres entraron pronto en escena con gran impacto en el escenario del Festival Wight en 1970, desconcertando al público con audaz combinación entre rock y clásica pero también con efectos escénicos, ropa vistosa, humo y color, monumental equipo y una tendencia general al exceso típico del glam. Es un crecimiento imparable, que empuja al grupo en la zona alta de la clasificación y eleva a los tres músicos entre los grandes del rock. La fórmula funciona por cinco años y seis álbumes en la época más glamorosa del rock progresivo, el último de estos álbumes disco triple en vivo que resume y sella la época del glam prog”.


Tomado de: Rizzi, Cesare, (2009). Progressive. Giunti Editore. Italia. Traducción libre de Erick Tomasino (2018).